Las Conferencias del Teatro Lindsey: Serie Vespertina de Londres.

LAS CONFERENCIAS DEL TEATRO LINDSEY: SERIE VESPERTINA DE LONDRES.

London Afternoon Series

Algo siempre ha alimentado el crecimiento explosivo de Scientology: los resultados espectaculares. Y ése era el tema de la serie de conferencias públicas históricas impartidas en una sala atestada de gente en el nuevo teatro Lindsey de Londres en octubre de 1955.

Durante un periodo de cuatro semanas, L. Ronald Hubbard impartió lo que siempre se conocería como una serie introductoria clásica sobre Dianética y Scientology. Cada conferencia es una educación básica de Scientology: “Las Metas de Dianética y Scientology”, “Poder de Elección y Autodeterminismo”, “Qué Tan Bueno Puedes Llegar a Ser” y “Las Dinámicas”, entre otros.

Ahora disponible por primera vez como su propia serie, y de valor incalculable para los scientologists en todos los niveles, estas conferencias proporcionan una amplia gama de herramientas para que las use todo el mundo, y representan una declaración permanente de las metas, principios y aplicación de Scientology en todas las dinámicas.

Leer Más

comprar
CO$375.000
Cantidad
Idioma
Envío Gratuito Actualmente elegible para envío gratuito.
En Existencia
Envíos dentro de 24 horas
Formato:
Disco Compacto
Conferencias:
8

MÁS SOBRE

LAS CONFERENCIAS DEL TEATRO LINDSEY: SERIE VESPERTINA DE LONDRES.

La vida no debe estar en un libro de texto. La vida no debe estar en un departamento de la universidad. La vida debe estar donde está. Y en donde está, está respirando y viviendo.

El conocimiento de la vida debería estar en manos de aquellos que están viviendo. Ésos son los que deberían tener conocimiento de la vida. – L. Ronald Hubbard

El 20 de septiembre de 1955, el señor Hubbard pisó suelo británico para su primera visita en casi tres años. Era un momento ávidamente esperado no sólo por los scientologists, sino por miembros del público en general. Pues el interés por Scientology estaba creciendo hasta tal punto que incluso los medios nacionales estaban intentando satisfacer el interés público haciendo cola para una entrevista exclusiva con él.

La respuesta de L. Ronald Hubbard a esa demanda se ha vuelto legendaria desde entonces. Pues a pesar de que sus planes sin duda se centraban en expandir las filas de auditores y mejorar sus destrezas mediante una serie de cursos de entrenamiento profesional, que se darían a conocer durante los cinco meses siguientes, de igual manera estaba dedicado a poner sus descubrimientos y avances sensacionales al servicio del público en general. Así, muy poco tiempo después de su llegada, había programado una serie de conferencias vespertinas sabatinas. Y durante un periodo de cuatro fines de semana en octubre, entregó lo que para siempre destacará como la serie introductoria de las Clásicas sobre Dianética y Scientology.

En cuanto a la ubicación donde impartió estas famosas conferencias de Londres:

El nuevo teatro Lindsey, cerca de Notting Hill Gate, era una ubicación popular a principios de la década de 1950, frecuentado por la realeza británica y con un escenario honrado por estrellas de la interpretación como Dirk Bogarde y Kenneth More; este último pronto lograría fama duradera en Gran Bretaña con su interpretación de Douglas Bader, el as de los Spitfire en la Segunda Guerra Mundial, en la película de 1956, Alcanza el Cielo.Sin embargo, como pronto fue evidente, las conferencias del señor Hubbard eran un fenómeno único en sí mismas, pues sus apariciones atestaban el teatro por encima de su capacidad. Según se informó en la revista Certainty, la revista de la Asociación Hubbard Internacional de Scientologists en Londres, “la asistencia fue tan formidable que además de que todo el espacio para estar de pie estaba ocupado, se tuvo que llevar una serie de altavoces adicionales a nuestras dependencias para que se le negara la entrada o se la desilusionara a la menor cantidad de gente posible”.

Presentado como “mi mejor amigo y el mejor amigo de Inglaterra” por el scientologist George Wichelow (uno de los grandes magos de los escenarios británicos y ya renombrado por sus charlas sobre Scientology impartidas en Hyde Park, de Londres), L. Ronald Hubbard pronto tuvo a sus audiencias cautivadas con una educación en Scientology básica. Los títulos son ahora inmortales: “Las Metas de Dianética y Scientology”, “Poder de Elección y Autodeterminismo”, “Qué Tan Bueno Puedes Llegar a Ser”, y “Las Dinámicas”. Y a pesar de que las audiencias pueden haber sido nuevas en Scientology, el señor Hubbard no se guardó nada al darles toda la amplitud de la aplicación:

“Ahora, ahí está esa antigua: ‘No mandes a buscar por quién doblan las campanas, doblan por ti’. Puedes decir lo mismo de las dinámicas: No mandes a buscar cuál está suprimida, no importa. Si una está suprimida, también lo estarán las otras. No son independientes en su acción. Están conectadas y en confluencia, la una con la otra”.

“No puedes suprimir su Primera Dinámica y hacer que su Tercera Dinámica sobreviva. Simplemente no funcionará”.

“Ahora, cuando digo que no va a funcionar, hablo desde el recipiente más extenso de pruebas que jamás haya sido dispuesto para que lo inspeccione cualquiera: la historia del Hombre”.

Sin embargo, ése es un mero vislumbre de lo que L. Ronald Hubbard proporcionó en estas conferencias: un enorme abanico de herramientas para que todos y cada uno las usemos en todas las dinámicas:

  • Comunicación: cómo es la solución a la enturbulación;
  • Poder de Elección: un individuo se aferrará a la última cosa sobre la cual tenía poder de elección antes de que perdiera su poder de elección;
  • Factores del Entorno: al auditar a un individuo, también debes auditar tanto su entorno, como su familia;
  • Estructura de Control de la Mente: una persona está enferma debido a una decisión que tomó, como no querer ir al colegio;
  • Demencia: una persona demente es aquella que ha perdido su poder de elección sobre su vida o su muerte;
  • Automatismos: cómo el individuo instala automatismos y maquinarias para manejar la vida;
  • Muerte: cómo una persona que decide vivir sin deshacer su decisión de que va a morir se queda suspendida a medio camino, pero con Scientology puede decidir sobrevivir.

Por encima de todo, el señor Hubbard enfatizó la aplicación, específicamente en su última conferencia a aquellas audiencias atestadas, en donde las invitó a descubrir la verdad de lo que habían aprendido por ellas mismas:

“Teniendo entonces un mejor dominio de los hechos y la vida a tu disposición, puedes hacer más, por supuesto, con la vida en sí, pues no te impide comunicarte en todos los aspectos la creencia de que alguna enorme barrera se interpone entre tú y una de las dinámicas o el resto del mundo. Nada se interpone entre tú y ninguna otra parte de la totalidad de éste o de cualquier otro universo. Si quieres ponerlo a prueba, te invito a hacerlo. Serás una persona más feliz”.

El que muchos lo hayan puesto a prueba y se hayan vuelto personas más felices es un hecho de la historia. Pues si el teatro Lindsey estaba lleno hasta los topes, la demanda posterior de estas conferencias igualaba sin duda a esa intensidad de interés. De hecho, tan popular demostró ser la serie que las cintas se copiaron de inmediato y estuvieron disponibles en Estados Unidos y Sudáfrica. Mientras estaba en Inglaterra, la expansión de Scientology despegó a una velocidad mayor que cualquier otra que se haya visto anteriormente en las Islas Británicas.

Ahora disponibles por primera vez como su propia serie, e inapreciables para cada scientologist en todos los niveles, estas conferencias sobresalen como una declaración permanente de las metas, principios y aplicación de Scientology a través de las dinámicas.